Vehículos de Inversión

Noticias y Tendencias - septiembre 6, 2021

Cómo crear y emitir vehículos de inversión que sean fáciles de distribuir

Vehículos de Inversión

Para todo inversor, es importante tener un conocimiento práctico de los vehículos de inversión como base para la toma de decisiones. Para todo asesor financiero, la clave es que sus clientes posean un entendimiento del portafolio y que tengan fácil acceso a invertir en el mismo.

Un vehículo de inversión es simplemente la forma en que una persona puede invertir su dinero. Para quienes ofrecen un portafolio especializado de inversión, los desafíos de distribución muchas veces son grandes. La securitización, que es el mecanismo mediante el cual un activo ilíquido o líquido se convierte en un bono a ser emitido en el mercado de capitales y otorgar una rentabilidad a los inversionistas, se proyecta como una alternativa a evaluar.

No solo las grandes empresas son propensas a la securitización de activos, en la actualidad hay una gran variedad de gestores de portafolios que se distinguen por sus estrategias de inversión especializadas bajo dicha tendencia.

En estos casos los administradores ofrecen acceso a portafolios de inversión a través de notas listadas en bolsa, procurando muchas ventajas a los inversores en comparación con las inversiones directas. Entre ellas se destacan:

  • Gestión profesional, es particularmente importante cuando las inversiones directas son difíciles de encontrar.
  • Se facilita el acceso de los pequeños y medianos inversores hacia los servicios de administradores profesionales, a quienes de otro modo no podrían permitirse contratar.
  • Las inversiones realizadas por medio de la securitización permiten a los inversores participar en la compra de grandes activos, tales como desarrollos de bienes inmuebles. Esta ventaja es especialmente importante para los inversores no institucionales que no pueden permitirse adquirir este tamaño de activos en forma independiente.

Securitización de portafolios con ETPs

Desde que se comercializaron por primera vez en la última década del siglo XX en EE. UU., los productos negociados en bolsa (ETPs, por sus siglas en inglés) son una pieza esencial en el portafolio de los gestores de activos al ser instrumentos flexibles, transparentes, y abiertos a un universo de inversores globales.

La securitización de estrategias de inversión ha marcado desde entonces una tendencia que ha sido de gran ayuda para los asesores financieros ya que les brinda muchos beneficios al momento de promover y obtener clientes.

Flexibilidad 

Una de las principales razones para lanzar una estrategia de inversión bajo este mecanismo tiene que ver con la flexibilidad y las facilidades que se brinda a los gestores.

Los ETPs reúnen varias de las ventajas de las acciones, ya que se pueden negociar en un mercado regulado y su coste es similar al comprar o vender títulos. Adicionalmente, no requieren capitales de inversión mínima o cargos de amortización anticipada.

Estas características facilitan la distribución de notas en los principales mercados financieros del mundo y le permiten ser más flexible frente a los fondos tradicionales, ya que estos pierden dinamismo al precisar de mayores requisitos y otras cargas regulatorias.

Personalización de los productos

Dentro del gran grupo de ETPs existen varias alternativas disponibles para los gestores de activos, según la estrategia de inversión que planeen lanzar. Esto les permite estructurar productos de acuerdo con sus necesidades, considerando un gran cúmulo de activos financieros o incluso de portafolios de inversión, un vertical en el que se especializa FlexFunds.

La flexibilidad de los activos subyacentes que puede tener la estrategia de inversión incluye sectores específicos o bienes particulares como un nuevo y gran proyecto inmobiliario, una novedosa planta de generación de energía alternativa o muchos otros, a los que los inversionistas pueden acceder desde su propia cuenta de corretaje.

 Ahorros y mayores beneficios

La gestión de este tipo de vehículos de inversión también se puede traducir en un menor coste de mantenimiento, mayor liquidez, transparencia y por supuesto ahorros transaccionales tanto para los gestores como para los inversores si se compara con otro tipo de fondos. 

La firma británica IG resume esta cualidad al afirmar que un ETP combina “en una única transacción” lo que “en otro caso serían varias operaciones en distintos activos individuales”, lo que se traduce en menos gastos. Además, puede contemplar beneficios tributarios, en el caso de algunas jurisdicciones, ya que “las ganancias del capital sólo se producen en la venta de todo el ETP y, por tanto, solo se gravan una vez y de forma conjunta”.

Distribución

Dada su cualidad de ser un instrumento muy versátil, un ETP abre a los gestores de activos un universo de oportunidades a escala global, permitiendo conectarse con inversores que buscan diversificar sus carteras con un modelo sólido. La clave consiste en aprovechar la “exposición” que brinda este instrumento a “ciertos mercados subyacentes que no se encuentran disponibles a través de los medios de negociación tradicionales, como por ejemplo las acciones exóticas o índices”, destaca IG en su reporte.

En el panorama actual, las firmas que conforman la industria de administración de activos se enfrentan a cambios bruscos y rápidos en el que muchos de sus productos, herramientas y enfoques tradicionales deben adaptarse rápidamente para mantener la eficacia de tiempos anteriores a la crisis causada por la Pandemia. Es por ello, que hoy en día, actores como FlexFunds apuestan por la securitización de activos en forma rápida y eficiente, sirviendo a gestores de cualquier tipo de activo en todo el mundo. Por medio de sus productos, la empresa está ayudando a los gestores a adaptarse a los cambios del mercado por medio de soluciones que cumplen con la necesidad de control de gastos, al tiempo que proveen las estructuras de inversión innovadoras que los clientes están ahora demandando.